Etiquetas

, , ,

Lo reconozco. Soy un enamorado del arroz con leche. Desde siempre. Yo era de los que se armaban hasta los dientes con una cuchara sopera y comenzaban a comerlo directamente de la fuente hasta que no quedaba nada. Es un postre, a mi mode de ver, espectacular,  sencillo, pero aún así… ¡qué difícil es comer un buen arroz con leche hoy en día! Son muchos los sitios que lo incluyen en su carta, pero generalmente acabarás comiendo una sopa de arroz o un engrudo que pueda parecer destinado más a unir ladrillos que a satisfacer tu deseo arrocero. Hoy vamos a intentar poner solución a esto con una receta sencilla, que nunca falla, y que os permitirá disfrutar de esta delicia siempre que os de la gana. Para los que os gusta el arroz con leche, probablemente os volváis a enamorar de él. Para los que nunca hayáis sido muy seguidores de esta preparación probadlo, porque a lo mejor os lleváis una sorpresa.

Vamos allá con los ingredientes (con estas medidas salen 4 cuencos de barro como el de la foto de abajo):

1 litro de leche entera, 75 gramos de arroz, 125 gramos de azúcar, un trozo de la cáscara de un limón y una rama de canela.

La preparación os llevará aproximadamente 1:15h. “¿Tanto tiempo para preparar un maldito arroz con leche?”, pensarán algunos. Pues sí, y este es precisamente uno de los puntos clave para que el resultado sea redondo. La cocina es tiempo, dedicación, mimo. El resultado al final premiará tu esfuerzo.

Primer punto importante a tener en cuenta. Quita toda la parte blanca de la cáscara del limón. Empléate a fondo, ensáñate con ella si hace falta, pero que no haya ni rastro cuando la vayas a introducir en la leche. Éste es el elemento que puede hacer que el tiempo dedicado acabe siendo un completo fracaso. Una vez aclarado este punto comenzamos con la preparación.

En algunos sitios he visto que recomiendan lavar al arroz previamente a la preparación. Realmente no tiene mucho sentido. El lavado del arroz sirve para eliminar la capa de almidón superficial de forma que se acelera la cocción. En esta receta el arroz va a estar cocinándose por espacio de 1 hora, con lo cuál no es necesario. Ponemos en una cazuela la leche, la cáscara del limón y la rama de canela a calentar a fuego medio tirando a alto. Cuando veamos que va a comenzar a hervir echaremos el arroz y lo tendremos 30 minutos a fuego lento, el necesario para que el hervor sea el mínimo, que casi ni se aprecie. Echadle un ojo de vez en cuando y remover. Cuando hayan pasado los 30 minutos quitaremos la cáscara de limón y añadiremos   el azúcar. Aquí hay que tener cuidado y remover un poco para evitar que se nos pegue. Con el mismo mínimo hervor que antes lo   tendremos otros 25-30 miuntos, removiendo de vez en cuando. Eh Voilà! eso es todo. Llegados a este punto únicamente queda distribuir el arroz con leche en cuencos individuales, taparlos y meterlos en el frigorífico para que se enfríe y termine de adquirir cuerpo. No hay  más. Huid de preparaciones sofisticadas, de ingredientes innecesarios. Habrá que esperar al menos 3 horas para poder degustarlo. No seáis impacientes y disfrutadlo cuando llegue el momento. ¡Yo me acabo de comer dos y soy un poquito más feliz!

Hay opción de tomarlo con canela en polvo o sin ella. Os garantizo que probablemente no hagáis uso de ella…

 

 

Bon appetit!