Etiquetas

, , ,

Como ya comenté en el post inicial del blog éste debía ser un espacio con cabida para recetas de todo tipo, tanto sencillas como complejas. Hoy le toca el turno a la clásica empanada de atún, una receta sencilla en lo que a su preparación se refiere. Alguno de los ingredientes puede variar a gusto de cada uno pero en esencia la preparación es la misma siempre. Aunque esto sea así hoy daremos un par de trucos que harán el post un poco más interesante.

Ingredientes necesarios: ½ cebolla, 1 pimiento verde, 400 gramos de tomate, 300 gramos de atún, pimiento rojo asado, 100 gramos de champiñón, base para empanada, aceite y sal.

Lo primero que vamos a hacer es un sofrito con el pimiento, la cebolla y el tomate. Para ello cortamos tanto el pimiento como la cebolla y lo ponemos en la sartén con un poco de aceite. PRIMER TRUCO: echaremos un poco de sal y ¡BICARBONATO SÓDICO! ¿Cuánto? Pues con la parte del mango de una cucharilla de café una puntita. ¿Por qué? Para acelerar enormemente el proceso de “pochado”. Explicaremos en otro post este proceso. De momento nos quedamos con la idea. Aproximadamente en 5-6 minutos tendremos la cebolla y el pimiento con el punto necesario para poder añadir el tomate (en las fotos de abajo se aprecia el detalle del punto de la cebolla después de este tiempo).

Para el tomate yo uso desde hace tiempo Hida. De entre los tomates enlatados/embotados que podemos encontrar bajo mi punto de vista no tiene rival. Aunque el tomate venga con su punto de sal y azúcar yo suelo añadirle un poco más de ambas por mi cuenta. Dejaremos sofreír todo junto durante aproximadamente 15 minutos.

A mí particularmente no me gusta la cebolla en trozo, por lo que llegados a este punto trituro el sofrito antes de continuar. Mientras lo hago, en la misma sartén, añado dos gotas de aceite y comienzo asofreír los pimientos rojos cortados en tiras y los champiñones.

Después de 5 minutos añado la salsa de tomate hecha anteriormente,  lo dejo cocinar todo junto  durante otros 10 minutos y le añado el atún desmigado. Otros 5 minutos a fuego medio y lo tendremos listo. Y ahora va el SEGUNDO TRUCO: yo lo que hago es poner sobre un cuenco un colador, echo sobre éste el sofrito y lo dejo que se enfríe (o por lo menos que se temple un poco). ¿Por qué? Pues por dos motivos: el colador es para que el sofrito escurra el aceite sobrante que nos empaparía en exceso la masa de empanada y lo de enfriarlo es para evitar que el calor de la preparación la ablande. En esencia hay que intentar que la masa se vea lo menos afectada para que adquiera su consistencia ideal en el horno.

Una vez que haya escurrido y templado la mezcla procedemos a ponerla en la masa, cerramos ésta con otra capa y pintamos con huevo. Yo suelo utilizar la yema de un huevo batida con unas gotitas de agua. Meteremos en el horno precalentado a 200º durante aproximadamente 25 minutos.

Un consejo final (por lo menos en mi caso aplica): la empanada gana mucho, muchísimo si la comemos templada y sobre todo casi fría. Yo ayer la preparé por la tarde-noche para cenar y estaba buena, pero estoy convencido de que el trozo que sobró y que tengo en la nevera va a estar espectacular.

Bon apettit!