Etiquetas

, , , , , , ,



El mundo de los bizcochos es inmenso. Los hay de todas formas, ingredientes y texturas. En este post vamos a elaborar un bizcocho clásico llamado pound cake. Este tipo de bizcochos tienen procedencia inglesa y se denomina de esta forma a los bizcochos que tienen la misma proporción en sus cuatro ingredientes básicos: harina, huevo, azúcar y grasa (en este caso mantequilla).
La elaboración es bastante sencilla. Los ingredientes siguen la siguiente proporción: 100gr de huevos, 100gr de harina, 100gr de mantequilla. 100gr de azúcar y 2gr de levadura química (tipo Royal). Si incrementamos las cantidades solo tenemos que multiplicar. Si, como en mi caso, hacemos un cake con cacao, la cantidad que deberíamos utilizar de harina será la suma de la harina y el cacao. Por ejemplo, yo ayer utilicé 250gr de huevos, mantequilla y azúcar y siguiendo la proporción 5 gr de levadura. Esto implicaba usar 250gr de harina, pero como lo quería hacer de cacao eché 200gr de harina y 50 de cacao.

Este tipo de bizcochos no requiere separar las claras y las yemas de los huevos, ni montar las primeras a punto de nieve. ¿Cómo suben? Pues básicamente por el efecto de la levadura química y por la aireación que daremos al resto de ingredientes.
Lo primero que haremos es sacar tanto los huevos como la mantequilla de la nevera para que se atemperen. Lo siguiente es juntar en un bol la harina, el cacao y la levadura. Con unas barillas batimos bien. Con esta operación estaremos por un lado separando todas las partículas de los tres ingredientes (y como consecuencia aireándolo de forma que luego ayude a levantar el bizcocho) y por otro lado los estaremos integrando de forma homogénea. Una vez hecho esto, y si disponemos de un colador o tamiz, pasaremos la mezcla obtenida por el mismo de forma que el grado de separación y aireación sea máximo.
En otro bol pondremos la mantequilla y si vemos que no está a punto de pomada la ponemos en el micro 15-20 segundo y listo. Añadimos el azúcar y batimos hasta obtener una mezcla blanquecina. Después iremos añadiendo los huevos poco a poco batiendo todo el conjunto hasta que se integre perfectamente. El último paso es ir añadiendo la mezcla de harina, cacao y levadura y mezclar todo junto. Cuanto más y mejor se bata con las barillas mejor será la aireación entre los ingredientes y por lo tanto mejor subirá el bizcocho. Al final éste efecto de subida se produce porque el calor hace efecto por un lado en las partículas de aire de la mezcla y por otro en la levadura, que soltará dióxido de carbono.
Untaremos el molde del bizcocho con un poco de margarina y vertemos en él la mezcla. Lo metemos en el horno previamente calentado a 180-185º en la rejilla y en la parte central. Ahora solo es cuestión de esperar 45 minutos. Un punto importante es no abrir la puesta del horno durante los primeros 20 minutos de cocción aproximadamente. ¿Porqué? Pues porque esto provoca una fuerte caída de la temperatura que hará que el bizcocho se desinche. El huevo es el componente que se encarga de darle sustentación al bizcocho, pero ésto sólo lo hace cuando consigue coagular, que es a partir de 70º. Por eso hay que esperar a que el bizcocho haya alcanzado esta temperatura interna para poder comprobar cómo va la cocción. Los 45 minutos de horno son orientativos. Lo mejor es, después de pasado un período inicial de 35-40 minutos, introducir un cuchillo y si sale limpio es señal de que ya está hecho.

Bon apettit!