Etiquetas

,

Los calamares en su tinta (o “txipirones” como se conocen en el País Vasco) son un plato exquisito. Es uno de esos platos tradicionales y sencillos que nunca aburren y que bien preparado triunfa en cualquier reunión familiar o de amigos que tengas. Lo único que deberás tener en cuenta es aprovisionarte de unas cuantas barras de pan de todo lo que vas a acabar untando y ponerte un mantel a modo de babero debido a lo que es capaz de manchar en la ropa la tinta negra de los calamares. Hecho esto ya te puedes sentar tranquilamente en la mesa y disfrutar. La receta que voy a mostraros hoy la aprendí del cocinero Fernando Canales Etxanobe. Tel vez muchos asocien este plato a una preparación algo complicada y larga. Nada más lejos de la realidad. Con la receta de hoy podrás preparar este plato en aproximadamente una hora sin prácticamente tener que prestarle atención.

Los ingredientes que necesitamos son los siguientes (para 4 personas): 1Kg de calamares, 2 cebollas rojas, 1 cebolla blanca, 1 pimiento verde, 1 puerro, 2 tomates pequeños, medio vaso de vino blanco, 3 sobres de tinta de calamar, 4 o 5 trocitos de pan (mejor si es del día anterior), aceite y sal.


Lo más complicado de la receta de hoy será limpiar los calamares. Yo me suelo saltar este paso porque compro unos en el Makro que ya vienen rellenos y que están bastante bien. Es verdad que no es lo mismo que hacer el relleno en casa pero me compensa por el tiempo que gano. Si los váis a hacer vosotros como relleno utilizaría simplemente los tentáculos y las aletas de los calamares picaditos. No te complicas y queda delicioso. En este caso la tinta a usar será la de los propios calamares. Yo he empleado sobrecitos de tinta que podéis encontrar en cualquier supermercado.

Realmente, la salsa de los calamares en su tinta no deja de ser un puré de cebolla a la que añadimos otros ingredientes de forma que no acabe siendo muy dulce. ¿Porqué utilizar dos tipos de cebolla, roja y blanca? La cebolla roja es ligeramente más dulce que la blanca y creo que es un punto que le viene bien al plato. De todas formas esto es al gusto así que si no tenéis en casa y no queréis ir a buscarla podéis emplear sólo cebolla blanca y saldrá igual de bien. Lo primero que haremos es poner en una cazuela ancha un poco de aceite a calentar con los trozos de pan. Pondremos después las cebollas cortadas, el pimiento verde y el puerro. Echamos un poco de sal por encima de las verduras y colocaremos encima los calamares rellenos que habremos salado previamente. Echamos el vino blanco por encima y tapamos la cazuela, dejando aproximadamente 20 minutos a fuego medio. En este tiempo las verduras se pocharán y los calamares se harán con el vapor que se vaya desprendiendo.
Pasados los 20 minutos sacamos los calamares de la cazuela a un plato y los reservamos tapados con un trapo o similar. Añadiremos a la cazuela los dos tomates cortados en trozos y la tinta. Removemos bien y volvemos a tapar la cazuela, dejando que se haga todo junto durante 15 minutos aproximadamente. Después trituramos la salsa (si tenéis batidora de vaso y un chino o colador por el que pasarla después os quedará especialmente fina), la volvemos a poner en la cazuela y echamos de nuevo los calamares dejándolos cocinar otros 20 minutos aproximadamente. Los calamares tienen dos puntos de cocción: uno muy corto de aproximadamente 2-3 minutos (que podemos emplear para cocinarlos por ejemplo a la plancha) y otro más largo de aproximadamente 35-40 minutos (que es el empleado en los guisos y preparaciones como la de hoy). Pasado el tiempo de cocción corto el calamar vuelve a endurecerse y no se ablandará hasta alcanzados esos 35-40 minutos mencionados.

Un buen acompañamiento para los calamares en tinta es el arroz blanco, que es el que he utilizado yo. Ya tenéis listo el plato. No tiene nada más. Como véis esta preparación es muy sencilla y fácil, así que no hay excusas para sorprender a vuestra familia/pareja/grupo de amigos cualquier día de estos. Ya me contaréis si os animáis.

Bon apettit!

Anuncios