Etiquetas

, ,

Hoy no nos vamos a complicar la vida. Esto tampoco significa que no vayamos a elaborar un manjar digno de los dioses porque, salvo que no te guste el flan, preparar y comerte después un flan de huevo casero como dios manda debería estar catalogado como pecado capital. !Qué difícil es comerte hoy en día un buen flan fuera de tu casa! Parece que lo hacen a propósito, oye… Y cuando éramos pequeños era lo más normal en todas las casas. Aún tengo los recuerdos de ver salir un flan tamaño familiar (en mi casa por lo menos no se estilaba lo de las raciones individuales) y armados todos con su correspondiente cuchara comenzábamos a dar cuenta de él sin reparos. ¡El día que había flan era un día de fiesta, por dios! Bueno, pues hoy voy a intentar dar una receta que os anime a hacer flan en casa. De verdad que no puede haber cosa más sencilla.

Ingredientes

Para 4 flanes como los que aparecen en las fotos vamos a necesitar los siguientes ingredientes: 350ml de leche, 1 huevo y 4 yemas, 100gr de azúcar, 1/2 rama de vainilla, 3 cucharadas de azúcar y dos cucharadas de agua para el caramelo.

Preparación

Lo primero que haremos es poner a precalentar el horno a 190º. Ponemos agua en la fuente donde pondremos posteriormente las flaneras al baño maría de forma que las cubre 3/4 partes aproximadamente y la introducimos en el horno.

Prepararemos a continuación el caramelo. Para ello ponemos en un cazo las 3 cucharadas de agua y las dos cucharadas de azúcar. Al principio podemos poner el fuego alto y cuando veamos que comienza a hervir lo bajamos un poco, teniendo cuidado para que no se nos queme el azúcar. Dejaremos que vaya cogiendo un color dorado como podéis ver en la siguiente foto.

Lo vertemos a continuación sobre las flaneras y las movemos de forma que se empape el fondo de las mismas y un poco de la pared.

A continuación ponemos a calentar la leche a fuego moderado junto con la rama de vainilla. Mientras va cogiendo temperatura ponemos en un bol el huevo y las yemas, añadimos el azúcar y mezclamos bien con unas varillas hasta que quede una mezcla homogénea.

Cuando la leche esté a punto de hervir apagamos el fuego y apartamos el cazo dejándolo 2-3 minutos para que vaya perdiendo un poco de temperatura. Luego colamos la leche y la vamos añadiendo poco a poco al bol con la mezcla de huevos y azúcar mientras removemos al mismo tiempo para evitar que cuajen. Una vez hayamos mezclado bien el conjunto simplemente tenemos que rellenar las flaneras e introducirlas en la fuente que hemos metido al principio en el horno. Dejaremos que se hagan durante 50 minutos aproximadamente. Como siempre en estos casos lo mejor es ir probando al final metiendo la punta de un cuchillo o un palillo hasta que salga limpio. Es mejor que quede un pelin hechos de menos ya que posteriormente cogerán algo de cuerpo cuando enfríen.

Sacamos las flaneras del horno, las dejamos 5-10 minutos a temperatura ambiente y las metemos posteriormente en el frigorífico.

A la hora de comer el flan es mejor sacarlo un poco antes de la nevera para que se atempere y no esté tan frío. Simplemente delicioso.

Bon apettit!