Etiquetas

, ,

Ha sido un fin de semana extraño. Comenzó ya mal el viernes cuando tuve que abandonar el trabajo debido a unos dolores estomacales que no auguraban nada bueno. Se me ha pasado por la cabeza más de una vez que la culpa la hayan tenido esos níscalos que compré entre semana y que preparé guisados con patatas el jueves. El resto de la gente no paraba de decirme que el problema es un virus que anda pululando por el ambiente desde hace unos días… creo que me quedaré con la duda. Por lo menos las aguas han vuelto a su cauce y ayer sábado ya estaba completamente recuperado por la tarde.
Hoy toca para comer arroz negro. Otra preparación muy típica de la zona del mediterráneo. Sorprendido me quedé cuando un día, estando de vacaciones en Peñíscola, pedimos arroz negro para comer mi mujer y yo y mi hijo mayor (que no es precisamente la alegría de la huerta en lo que al comer se refiere) me preguntó con curiosidad por aquella preparación que tenía color negro petróleo y me dijo que quería probar. ¡Y además le gustó! No daba crédito. Así que le dije que un día en casa prepararíamos un arroz como ese. Hasta hoy.

Ingredientes

Los ingredientes que necesitamos para 4 personas son los siguientes: 300gr de sepia, 300gr de calamar, 300gr de arroz, 900ml de caldo de pescado, 1/2 pimiento verde, 2 ajos, salsa de tomate, vino blanco, tinta de calamar, aceite y sal.

Preparación

El arroz negro no tiene más complejidad que la preparación de cualquier otro tipo de arroz. Como siempre, lo básico es el caldo. Para el arroz de hoy he hecho un caldo con huesos de rape que me he llevado de la pescadería. En una cazuela ponemos a calentar un poco de aceite y cuando tenga temperatura echamos los huesos troceados y los sofreimos un poco. Cubrimos con agua y añadimos algunas verduras. En mi caso he echado una ramita de apio, medio puerro y un ramillete de perejil. Echamos un poco de sal y dejamos cocer durante 15-20 minutos.
Mientras iremos troceando el resto de ingredientes. Cortaremos el ajo y el pimiento en brunoise y la sepia y el calamar en trocitos pequeños. Creo que de esta forma el plato gana en textura a la hora de comerlo.
En una paella ponemos 3 cucharadas de aceite, ponemos el fuego a un nivel medio (6 en una escala de 9, por ejemplo) y echamos el ajo y el pimiento verde. Los sofreímos durante 5 minutos más o menos teniendo cuidado que que el ajo no se nos queme. Si es necesario se baja un poco el fuego.

Cuando tengamos listo el ajo y el pimiento añadimos la sepia y el calamar troceados. Los haremos durante 15 minutos aproximadamente, dándole vueltas de vez en cuando.

Una vez que tengamos listos la sepia y el calamar añadimos un par de cucharadas de salsa de tomate, removemos bien y lo cocinamos todo junto durante 5 minutos.

Posteriormente añadimos la tinta de calamar. Aquí tenemos dos opciones: echar la tinta que viene en los propios calamares (lo ideal) o utilizar bolsitas que podemos encontrar en cualquier supermercado. En mi caso he hecho uso de las dos, porque había comprado un calamar un poco grande y la tinta que tenía no era suficiente para la cantidad de arroz que iba a hacer. Removemos para que se mezcla bien la tinta con el sofrito y subimos un poco el fuego para añadir después una copita de vino blanco y esperar a que se evapore el alcohol.

Después añadimos el arroz y le damos unas vueltas durante un par de minutos.

Ya sólo nos queda echar el caldo de pescado, un poco de sal y esperar los 16-18 minutos de rigor. En mi caso, al igual que para el arroz con secreto ibérico que hice la semana pasada lo he tenido 7 minutos a fuego fuerte y otros 10 minutos a fuego medio de forma que hubiese un leve hervor.

Quitamos la paella del fuego, tapamos con un trapo y dejamos reposar durante 4 minutos. Ya tenemos listo nuestro arroz negro.

Lo podemos comer así sin más o bien acompañado de alioli. También podemos hacer uso del limón. Esto me atrevería a decir que de una forma casi obligatoria, ya que el limón, al igual que otros ácidos como el vinagre, son potenciadores de los sabores. La cantidad no debe ser mucha, unas gotitas deberían bastar. Espero que os haya gustado.

Bon apettit!