Etiquetas

, ,

Patatas a la riojana

Mi mujer dice que es una barbaridad lo que me gustan las patatas con chorizo (o patatas “a la riojana”). Y razón no le falta. Puede que durante la temporada de otoño-invierno me apetezca comerlas casi a diario, pero el resto del año tampoco me privo de ellas. Me da igual que haya 40º a la sombra. No se perdonan y punto. En la zona donde vivo ésta es una preparación con mucha tradición. Es uno de esos platos que siempre se han comido en todas las casas y de los que se guardan buenos recuerdos. En la zona de La Rioja se convierte en un clásico en los menús que sirven en las visitas a las bodegas y no falta en el menú de ninguno de los restaurantes y casas de comidas que hay. ¿Plato sencillo? Por supuesto, pero no quita para que el resultado sea espectacular. Siempre he creído que un guiso de patatas combinado con un buen chorizo hace que se te desencaje la mandíbula y la babilla recorra tu barbilla por tu incapacidad para controlar el ritmo salvaje de salivación que produce. El pasado puente de la constitución estuve de casa rural con mis amigos y el domingo preparamos para comer este plato. Yo creo que no hay nadie a quién no le guste. Para después de navidades ya hemos apalabrado una visita al restaurante Jatorrena en Labastida. Allí no se andan con tonterías: te ponen el “perolo” encima de la mesa y hasta que tu cuerpo aguante. Siempre hay que dejar algo de hueco para las chuletillas que vienen a continuación, pero está claro qué plato es el protagonista. Informaré debidamente cuando llegue la ocasión.

Hoy voy a mostraros la receta como la hago yo. A veces puedo variarla un poco añadiendo a los ingredientes que veréis a continuación un poco de pimiento rojo y verde picado finamente, pero la fórmula que más uso es la que voy a explicaros a continuación.

Los ingredientes necesarios son los siguientes: patatas (una buena patata, sin golpes, que no sea de hace meses y esté blanda como la plastilina), un buen chorizo fresco, 2-3 pimientos choriceros, 3-4 ajos, 2-3 hojas de laurel, pimentón, sal y agua.

Yo comienzo poniendo 3 o 4 cucharadas en una cazuela a fuego medio-bajo y añado los ajos pelados y un pelín machacados, simplemente que se abran un poco. Los dejo entonces unos minutos “confitándose” en el aceite de forma que éste se me aromatice con el sabor del ajo. Lo único que hay que tener en cuenta es evitar que los ajos se nos quemen. Una vez pasados 10 minutos más o menos se sacan los ajos (el que los quiera dejar es libre de hacerlo) y se añaden los chorizos cortado en rodajas y las hojas de laurel. Dejamos que se hagan poco a poco y añadimos las hojas de laurel y los pimientos choriceros sin el rabito y las pepitas.

Añadimos el chorizo y el laurelEchamos los pimientos choriceros
Pasados 4-5 minutos añadimos las patatas peladas y “chascadas”. Esto es muy importante ya que de esta forma sueltan mejor su almidón y el caldo acabará engordando un poco. Les damos unas vueltas durante 3-4 minutos junto con el chorizo.

Añadimos las patatas chascadas
Añadimos ahora el pimentón. Aquí depende de gustos. A mí las patatas con chorizo me gusta con un ligero toque picante, lo justo. En este caso vale con añadir una cucharadita de pimentón dulce y media de pimentón picante. Si el chorizo que habéis comprado tiene un ligero toque picante probablemente sólo será necesario que añadáis pimentón dulce. Como he dicho para gustos.

Echamos el pimentón

Le damos unas vueltas para que el pimentón se reparta de forma uniforme y añadimos agua hasta casi cubrir las patatas.

Cubrimos las patatas con agua

La cocción la vamos a hacer a fuego lento, que casi no hierva, por lo que no os paséis con el agua. No va a evaporar mucho y si echáis demasiada el caldo quedará un poco “deslavado”. Añadimos sal y las tendremos a fuego mínimo (lo justo para que haya un leve hervor) durante 40-45 minutos, moviendo un poco la cazuela de vez en cuando (el movimiento también ayuda a que la patata suelte almidón). Si durante la cocción veis que la cantidad de líquido es excesiva siempre podéis tener la cazuela un rato sin la tapa para que se evapore un poco. Una vez apagado el fuego dejaremos reposar y templar unos minutos y ya las tendremos listas para servir.

Las patatas con chorizo listas para comer

Bon apettit!