Etiquetas

, , ,

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

Un bizcocho cuatro cuartos debe su nombre a las proporciones empleadas en su preparación de cada uno de los ingredientes: 1/4 de harina, 1/4 de azúcar, 1/4 de huevos y 1/4 de materia grasa (mantequilla o aceite). A esto habrá que sumar algo de levadura. La preparación es muy sencilla pero a su vez el resultado es muy agradecido. Sólo con un poco de tiempo podemos hacer de vez en cuando un bizcocho casero que por ejemplo para el desayuno viene de miedo. Para este tipo de preparaciones suelo utilizar mi robot amasador. Ahorras muchos esfuerzos y la mezcla es mucho mejor. Si no tenéis con cualquier batidora con el accesorio de varillas será suficiente.

Ingredientes

Para un molde de medidas normales tipo “plum cake” necesitamos 200 gr de harina de repostería o normal (NO de fuerza), 50gr de cacao en polvo, 250 gr de huevos, 250 gr de azúcar, 250 gr de mantequilla a punto de pomada y 6-7 gr de levadura Royal o similar.

Preparación

  1. Lo primero que haremos es poner a precalentar el horno a 180º. No es necesario más.
  2. En un bol ponemos la mantequilla y la trabajamos hasta que esté lo suficientemente blanda como para incorporar el azúcar. Añadimos el azúcar y comenzamos a mezclar. Lo ideal es conseguir airear bien esta mezcla y que coja cuerpo, ya que ayudará a que el bizcocho resulta más esponjoso. Más o menos estaremos mezclando durante 5-6 minutos.
  3. A continuación añadimos los huevos de uno en uno mezclando de forma continuada.
  4. Tamizamos la harina, el cacao y la levadura y añadimos todos estos ingredientes a la mezcla. Se mezcla hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
  5. Ponemos la mezcla en el molde. Para facilitar que no se pegue el bizcocho podemos untar las paredes y el fondo con un poco de mantequilla o margarina y repartir un poco de harina dando pequeños golpecitos para que se vaya pegando por toda la superficie.molde enharinado
  6. Metemos el molde en la parte central del horno sobre una rejilla, de forma que el calor se reparta mejor y sea más uniforme. Si no teneís una rejillas utilizad una bandeja lo más fina posible.
  7. Lo tendremos aproximadamente 50 minutos, aunque dependiendo del horno este tiempo puede variar. Más o menos pasados 45 minutos comprobaremos de vez en cuando si está hecho introduciendo una puntilla o un palillo hasta que salga limpio.
  8. Sacamos el molde del horno, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. El proceso de enfriado es igual de importante que el de horneado.

Lo bueno de este tipo de bizcochos es que se puede variar el tipo de bizcocho sin mucha dificultad, respetando aproximadamente las proporciones mencionadas antes. Una variación simple puede ser la sustituación de la materia grasa, empleando aceite de girasol en lugar de la mantequilla. En este caso el resultado será más esponjoso y ligero aunque perderá algo de profundidad de sabor. Es cuestión de gustos. Para un bizcocho de chocolate yo prefiero esta segunda opción. Al emplear aceite de girasol podemos utilizar 250 ml de aceite o bien hacer una mezcla de aceite y leche entera, por ejemplo. En mi caso suelo utilizar 200 ml de aceite y 50 ml de leche. No se si se apreciará bien en la siguiente foto pero el bizcocho queda más aireado y esponjoso.

Bizcocho de chocolate con aceite de girasol

¿Más variantes? Prueba a eliminar el cacao de la receta anterior, añadiendo únicamente harina. Cuando añadas el aceite y la leche añade un poco de zumo de naranja. El hecho de añadir un líquido adicional requerirá que pongas un poco más de harina (aproximadamente 20-25gr más). El total será por lo tanto de 250gr de la receta + 20-25gr adicionales = 270-275gr. Añade además al final la ralladura de una naranja y mezcla bien. Pon la mezcla en el molde en 3 veces poniendo entre cada una de ellas pepitas de chocolate repartidas por toda la superficie del bizcocho y sigue el mismo método de horneado.

Bizocho de naranja y pepitas de chocolate

Consejos

  • Ten preparados todos los ingredientes antes de empezar a preparar el bizcocho. Si usas mantequilla, sácala del frigorífico un par de horas antes para que sea más fácil trabajarla.
  • Cuando mezcles los huevos empléate a fondo. Esto facilitará que el bizcocho quede más esponjoso.
  • Tamiza la harina pasándola por un colador fino, por ejemplo. Esto evitará la presencia de grumos y al igual que en el caso anterior facilitará la circulación del aire favoreciendo la subida del bizcocho.
  • Lo mejor es hornear el bizcocho en una rejilla en la parte central.
  • Enharina el molde como he indicado antes. Esto hará que sea muy sencillo desmoldar el bizcocho una vez terminado.
  • Si el bizcocho sube demasiado por el centro es que la temperatura del horno es mayor que la que te indica. Prueba la próxima vez a bajar 10ºC y comprueba el resultado.
  • Al revés, si el bizcocho queda un poco hundido por el centro es que tu horno calienta menos de lo que dice. Prueba a subir 10-15º la temperatura la próxima vez.
  • NO abras nunca la puerta del horno al menos hasta que hayan pasado 35 minutos. Si no corres el riesgo de que el bizcocho se baje y no vuelva a subir.
  • Si ves que todavía le queda tiempo de horneado al bizcocho y se te va a empezar a quemar por la parte de arriba cúbrelo con papel de aluminio.
  • El tamaño del molde es importante. Si la cantidad de ingredientes es poca en comparación con el tamaño del recipiente obtendremos un bizcocho bajo y “pasado”, y al revés obtendremos un bizocho demasiado alto pero sin hacerse lo suficiente por dentro.